Inicio Blog Página 2

¿Marcará esta pandemia un punto de inflexión en la historia?

Dr. Ignacio Sánchez de la Yncera
Catedrático de Sociología, Instituto I-Communitas (UPNA)

Creo que se ha producido una crisis suficientemente aguda, sobre todo en el plano emotivo, como para que a los corazones más finos les haya deparado, sin duda, una ocasión relevante para incrementar su sentido de responsabilidad por los asuntos comunes. Y colectivamente, creo que, en los diferentes enclaves, se han puesto en evidencia las limitaciones de los responsables de la dirección política —su falta de talla—. Es muy difícil que todo esto no tenga un precio real en clave política. No obstante, ha habido una gran afluencia de miedo y de angustia sobre mucha gente, lo cual es un terreno fértil para la reacción conservadora —para no perder la vida primero; para no perder lo que uno tiene, después— y desgraciadamente muy propicio para los populismos agitadores capaces de enlazar con esos sentimientos primarios, tan alejados de la magnanimidad que demanda siempre el desafío de la convivencia.

Por eso es más fácil —esperemos que no— que en lo masivo se produzcan nuevos fenómenos superficiales inquietantes, que, además, estarán propiciados por la facilidad que pueden tener las minorías y los grupos interesados para manejar con más presteza las singularidades del potencial de difusión de información diferenciada a los usuarios, a quienes les puede resultar difícil distinguir entre el mundo que se les hace ver y la realidad viva. Suelo decir que estamos aún en una época demasiado virginal de la experiencia de los públicos en el uso, como receptores, de las redes —configuradas diferencialmente conforme a los algoritmos—. Costará un tiempo hasta que se tome verdadera conciencia del efecto ficcional —muy susceptible de manipulación— que, en este sentido, se produce por el hecho de que el mundo que cada uno encuentra en las redes se parezca mucho al mundo que particularmente tiende a encontrar o desea encontrar. Pasó lo mismo en los fenómenos de masas de la primera treintena del siglo XX, e incluso de toda la primera mitad de siglo cuando el uso propagandístico y publicitario de la radio afectó a públicos nacientes con nula educación crítica.

Todo eso en cuanto a lo malo, que se refuerza con la elevada probabilidad de que los esquemas acostumbrados de conducta de la gente, sus disposiciones profundas, tiendan a reiniciarse en cuanto ésta pueda recuperar cierta normalidad. Casi todos encontrarán lo que se acostumbraron a buscar. Por eso mismo, sobre todo, decía antes que los políticos no habían sabido dar la talla. Se ha omitido una oportunidad propicia para una limpia afirmación de los bienes comunes y de la solidaridad ante una amenaza enorme para todos, y para atajar toda tentación de servirse de un fenómeno imprevisible, atroz y desbordante, instrumentalizándolo para intereses partisanos. 

Lo relevante y grave, sin embargo, es cuál vaya a ser realmente el panorama socioeconómico dentro de seis meses o un año, y cómo se ha a gestionar la crisis en el espacio público. El turismo canario, por ejemplo, se va a ver reducido este año, según los cálculos y las proyecciones de los propios empresarios del sector, a una quinta parte de lo que fue el año anterior. En su conjunto la economía española depende muchísimo del movimiento de las gentes hacia España y de los españoles dentro de España. No sabemos hasta dónde llegará el frenazo en seco de la economía mundial, pero donde se produzcan las repercusiones más drásticas, la gente va a tener serias dificultades. Los empresarios que se sienten fuertes —aunque la drasticidad del topetazo que les pueda llegar por la espalda, a causa de los efectos en cadena de la interdependencia, someterá sin duda a prueba esa autoconfianza— dicen que lo único que les preocupa es ser en este momento los más proactivos e ideativos, están cerrando sus acuerdos para nuevos proyectos, y agitando la creatividad de sus equipos de innovación. Están trabajando como estajanovistas en el después. Algunos lo harán como depredadores —siempre afloran—. Los más inteligentes, incluso en los estados mayores de las grandes empresas internacionales, e incluso en la banca o en general en el sistema financiero, incluidos los equipos económicos de los gobiernos y de los organismos internacionales, saben o deben saber —aprendiendo de los mejores— que, incluso por cálculo estratégico, no obrar en una situación así, en parte perdiendo, pero apostando ante todo por salvar el tejido socioeconómico sería una completa insensatez. En fin, puede que también el zarandeo general de las circunstancias advenidas y las que están viniendo den a numerosa gente la ocasión para cambiar sustantivamente de apuesta axiológica y de estilo de vida. 

La clave está siempre en afirmar la dimensión solidaria de la vida común, nuclear en la actividad política. La gran cuestión es si acertaremos a dar prioridad, a los más vulnerables, a quienes de verdad padezcan con mayor virulencia y amenaza los efectos de la grave coyuntura del caso.

 Pero, si he de responder, para acabar, a la pregunta que se me hacía, debo decir que, como siempre, el futuro vendrá con lo suyo, como resultado de lo que hagamos entre todos al abordar los avatares: el futuro es futuro y no lo debemos desfuturizar pretenciosamente. Por ello mismo en todos los ámbitos es tan decisiva una vívida solicitud solidaria, que lleve a atender primero a quienes las circunstancias aprieten más, pero también a apremiar y respaldar a quien le toque la responsabilidad política de esa atención.

¿Economía o Salud?

La siguiente entrega de Orientaciones en Tiempos de Crisis tendrá lugar el próximo sábado 11 de julio de 18:30 a 20:00h (CET).

En esta ocasión trataremos de profundizar sobre un tema que, en estos días de pandemia, se ha convertido en un asunto muy controvertido: ¿Economía o salud?
¿Realmente es posible separar estas dos dimensiones?

La economía y la salud son elementos fundamentales en la construcción de una sociedad que aspira a vivir en prosperidad. El acceso al sistema de salud universal, nuestro modelo de producción de alimentos o las implicaciones sociales de la salud afectiva y emocional, son algunos de nuestros retos en el marco de «Economía o salud».

Los ponentes de esta sesión serán:

  • Miguel Montejo Bombín: Médico, gestor sanitario, concejal del Ayuntamiento de Madrid por Más Madrid.
  • Belén Martínez Madrid: Profesora de Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid.
  • Manuel Hernanz Ruiz: Doctor en psicología, psicólogo clínico, psicoterapeuta, profesor universitario.
  • Coordinado por Farid Yazdani: Empresario, activista y divulgador social.

La próxima mesa redonda de Orientaciones en Tiempos de Crisis tendrá lugar el sábado 12 de septiembre a las 18:30 en Gobernanza.es

Economía Sostenible

La siguiente entrega de Orientaciones en Tiempos de Crisis tendrá lugar el próximo sábado 27 de junio a las 18:30 (CET).

Continuamos explorando temas que el Manifiesto: Gobernanza tras el COVID-19 pone en relevancia. En esta ocasión trataremos de profundizar sobre la economía sostenible, desde al menos tres perspectivas que puedan arrojar luz y acercarnos a prácticas económicas más equilibradas.

Hoy más que nunca la economía sostenible se hace imprescindible para la construcción de una sociedad que aspira a vivir en prosperidad. Elementos como el acceso equitativo a todo tipo de recursos —lo que llamamos justicia social— o una interacción saludable con nuestro ecosistema, son algunos de nuestros retos en el marco de la economía sostenible.

Los ponentes de esta sesión son:

· María Cornejo: Investigadora en CIEMAT. Economista especializada en procesos de eco-innovación.

· Maricruz Matellan: Licenciada en Ciencias económicas y empresariales. Profesora de enseñanza secundaria.

· Sergio García: Sociólogo, Investigador de I-Communitas, Institute for Advanced Social Research (UPNA)

· Farid Yazdani: Empresario, activista y divulgador social.

La próxima mesa redonda de «Orientaciones en Tiempos de Crisis» tendrá lugar el sábado 11 de julio a las 18:30 en Gobernanza.es y explorará el tema de «¿Economía o Salud?».

Tertulia sobre «La Gobernanza Económica tras el COVID-19»

El próximo 24 de junio a las 18:00h (CET) Amaranta TV y el Instituto para el Conocimiento, Gobernanza y Desarrollo globales (ICGD) organizan la tertulia La gobernanza económica tras el COVID-19: una oportunidad histórica para crear una sociedad más justa y resiliente mediante la glocalización.

Los ponentes del evento serán el alcalde de Torrelodones Alfredo García Plata, Sergio Garcia Magariño de la Universidad de Navarra UPNA y el ICGD, Augusto López Claros (FMI) y Andrés Shoai (CEU) como moderador. 

Alfredo García-Plata es el alcalde del Ayuntamiento de Torrelodones (Madrid) donde se creó hace más de un año el LAB Torrelodones: laboratorio de aprendizaje colectivo de Torrelodones, un espacio de encuentro y colaboración donde trabajan en conjunto empresarios y emprendedores vecinos del municipio con el alcalde y concejales de Desarrollo Local en búsqueda de una prosperidad trabajada en equipo desde la cooperación y el apoyo mutuo. Desde este enfoque se está intentando implementar actualmente un plan de reactivación económica justo que impulse a todos los vecinos.

Sergio Garcia Magariño, sociólogo, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales Avanzadas (I-Communitas) de la Universidad Pública de Navarra UPNA y co-fundador del Instituto para el Conocimiento, la Gobernanza y Desarrollo globales (ICGD) con el que se desarrolla el LAB Torrelodones.

Augusto López Claros, además de haber tenido responsabilidades de alto nivel en el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y de dar clase en Georgetown, es candidato —postulado por Bolivia— a la presidencia del Banco Iberoamericano de Desarrollo. 

Andrés Shoai: periodista, profesor de la Universidad CEU San Pablo, socio de la agencia de comunicación Kreab, es autor del informe sobre gobernanza económica que han solicitado los jefes de estado de la próxima cumbre iberoamericana.

Se podrá seguir la tertulia desde el siguiente enlace:

https://amaranta.tv/tertulia_online/

Las dinámicas de la economía

Ante el creciente estado de incertidumbre, agudizado por la situación actual, surge la iniciativa de organizar un ciclo de mesas redondas, con el propósito de compartir conocimientos y generar aprendizajes que puedan transformarse en herramientas en la realidad de cada uno.

Iniciamos este ciclo con el tema de la economía por su trascendencia en nuestro día a día. La realidad económica es relacional y como tal estamos haciendo economía de forma directa o indirecta continuamente. Deseamos cumplir con el objetivo marcado y este evento en sí mismo es un ejemplo de ello, pues podría considerarse como un proyecto de economía colaborativa.

La primera sesión de esta serie de mesas redondas tendrá lugar el sábado 13 de junio a las 18:30.

Los ponentes son:

· Augusto López-Claros: Economista, ex-director de Indicadores Globales y Análisis del Banco Mundial.

· Javier Wrana: Doctor en Economía Internacional de la UCM.

· Eliana Fisher Cevallos: Psicóloga, especialista en Prosocialidad, Gestalt y Logoterapia.

· Farid Yazdani: Empresario, activista y educador social.

La próxima mesa redonda de «Orientaciones en Tiempos de Crisis» tendrá lugar el sábado 27 de junio a las 18:30 en Gobernanza.es y explorará el tema de la «Economía Sostenible».

Tres de los firmantes del «Manifiesto: Gobernanza tras el COVID-19» conversarán sobre los desafíos en el medio plazo

Mañana, viernes 8 de mayo, a las 12:30h, tres de los firmantes del Manifiesto: Gobernanza tras el COVID-19 inauguraran un ciclo de Conversaciones Post-covid organizado por el Área de Cultura y Divulgación de la Universidad Pública de Navarra en el que expertos reflexionan sobre el futuro.

En esta sesión inaugural del ciclo, denominada “Desafíos en el medio plazo”, intervendrán Daniel Innerarity, catedrático de Filosofía Política y Social en la Universidad del País Vasco; Arash Arjomandi, filósofo y profesor de ética en la Universidad Autónoma de Barcelona; y Sergio García Magariño, investigador y doctor en Sociología de la Universidad Pública de Navarra. La tertulia estará moderada por Mar Rubio Varas, profesora titular de Economía de la UPNA.

Retransmitido en directo a través del canal de YouTube de Cultura y Divulgación de la UPNA, estos expertos exploraran los desafíos a los que nos enfrentamos tras esta crisis que ha sacudido el planeta.

Una propuesta de reflexión sobre la crisis del coronavirus desde el cine documental

Karlos Alastruey y John Petrizzelli

Moustapha Dahleb, un poeta chadiano escribió durante la actual crisis del coronavirus:

«Sólo unos pocos días fueron suficientes para que el universo estableciera una igualdad social imposible de imaginar». 

marzo de 2020.

«Confinados» es un proyecto de largometraje documental de dos cineastas, John Petrizzelli y Karlos Alastruey, de dos regiones agitadas del mundo, como son Venezuela y el País Vasco.  Petrizzelli emigró a España como uno más de los casi 6 millones de venezolanos de la diáspora. Cuando se estableció en España, comenzó a pensar en un proyecto documental sobre esta migración masiva y forzada enfocado en el tema de las jóvenes venezolanas siendo obligadas a la trata sexual como el ejemplo más cruel de esta tragedia.  Karlos Alastruey nació en Bilbao y vive en Pamplona y su idea era investigar sobre los problemas sociales de Navarra vistos a través de la metáfora de los famosos «encierros» de la región.

Ambos cineastas se reunieron en julio de 2019 en el Festival Internacional de Cine de Kimolos (Grecia), donde intercambiaron puntos de vista sobre los actuales y desafiantes problemas sociales de sus respectivos países. Hay mucha gente que emigra de Venezuela y otros países de América Latina al País Vasco y Navarra. Pero además de ese hecho, ambos cineastas coincidieron en que hay un punto de inflexión común para ambas sociedades: la necesidad de reconocer que la situación socioeconómica y de derechos humanos necesita una nueva visión para ser mejorada. Alastruey y Petrizzelli decidieron entonces unir sus esfuerzos y dirigir su mirada a sus respectivos países de forma colaborativa, con la esperanza de que el contraste entre ambas realidades pueda ofrecer algunas percepciones sobre los desafíos humanos universales que se están produciendo en la actualidad y que se han incrementado exponencialmente con la pandemia y sus futuras consecuencias en todos los ámbitos de la existencia humana. Así surgió la idea de este proyecto y ambos cineastas comenzaron a trabajar en un documental sobre las realidades de la diáspora venezolana y los problemas sociales vascos. Un documental que habla de gran parte de la población venezolana que escapa del caos y la pobreza a otros países, creando así virtualmente dos sociedades, la que queda allí y la población de la Diáspora. En el caso de Navarra, la sociedad también está dividida en dos grandes bandos: los ricos y los pobres, viviendo al margen de la sociedad en un contexto desgarrado entre la población que se siente vasca y la que tiene una identidad española.

El confinamiento social y económico de las poblaciones excluidas planteada en el proyecto original cobra hoy una extraordinaria relevancia no sólo porque se acrecentará próximamente como consecuencia de la pandemia sino también porque todos hemos sentido en carne propia lo que significa el nefasto fenómeno por el cual estamos transitando como sociedad.

El Encierro es el acto central de la celebración popular de los Sanfermines que se celebran cada año en Pamplona y en otros lugares de Navarra, España. Esta tradición sería un espectáculo inconcebible en cualquier otro lugar del mundo. Cientos de hombres y algunas mujeres corren seguidos por un grupo de toros a través de una calle cerrada desde el corral de toros hasta la plaza de toros, donde serán toreados esa misma tarde. Muchos corredores se preparan durante todo el año para el próximo «encierro», una verdadera obsesión para algunos de ellos, como si se tratara de una religión, con su propia liturgia y costumbres.

El más famoso y masivo «encierro» tiene lugar en Pamplona del 7 al 14 de julio de cada año. Comienza en el encierro de Santo Domingo, cuando el reloj de la iglesia de San Cernín marca las ocho de la mañana. Tras el lanzamiento de dos cohetes, los toros salen en tropel a correr tras los mozos y mozas por los 825 metros que separan las puertas del corral de la plaza de toros en un tiempo medio de entre tres y cuatro minutos, aunque en algunas ocasiones excepcionales la carrera ha durado más de diez minutos. En el resto de Navarra se celebran también otros encierros coloridos y peligrosos en las localidades de Tudela, Tafalla, Peralta, Lodosa (toro ensogado) y Falces (encierro del Pilón) y en la vecina Rioja, en la localidad de Alfaro donde también existe un encierro de gran tradición.

«Confinados» es un proyecto de largometraje documental que desarrolla irónica, pero también reflexivamente, dos tramas relacionadas con los «encierros» en las diferentes fiestas de Navarra, utilizando el toro y el proceso que lo lleva progresivamente a una muerte inexorable y al posterior desmembramiento, como símbolo de importantes problemas sociales vasconavarros y venezolanos.

Una primera línea argumental sigue a dos corredores, uno experimentado y otro novato, muchos meses antes de los Sanfermines -desde el final de las fiestas anteriores- mientras se preparan para participar en los siguientes eventos del 7 al 14 de julio. Posteriormente les seguiremos a lo largo de los diferentes «encierros» de Pamplona y otros pueblos de Navarra, permitiéndoles narrar la visión de sus «hazañas» personales al escapar de las pezuñas y cuernos de los toros. Finalmente, realizaremos entrevistas en los hospitales con los corredores heridos en los «encierros». Estos gozan de prestigio por su valentía entre las enfermeras y los médicos y también son celebrados por la familia, amigos y por toda la comunidad. Si sufren heridas graves, la operación quirúrgica puede costar aproximadamente 25.000 euros o más. Estas sumas se pagan con dinero del Sistema Público de Salud sin justificación alguna, a pesar de que representa un riesgo innecesario que el corredor asume por su propia voluntad. 

La segunda línea argumental se centra en las historias de dos personas que viven en Navarra al margen del sistema o que sufren sus limitaciones, relacionándose simbólicamente con los «encierros» y los toros, cada uno de forma diferente.

Una mujer inmigrante proveniente de Venezuela con una discapacidad auditiva e incapaz de obtener un audífono debido a su costo, ha escapado del hambre y el caos de Venezuela, llegando a Navarra con un contrato para trabajar en un hotel. Pero en realidad, ha sido atrapada por una red de prostitución que asiste a grandes eventos europeos como los Sanfermines. Su pasaporte ha sido retenido y no podrá recuperarlo hasta que haya ganado una gran cantidad de dinero para los proxenetas que la explotan. Su discapacidad auditiva la aliena y la hace cada vez más indefensa, confinándola física y mentalmente A través del montaje, esta historia se vincula a la escena en la que, tras el «encierro», el torero le corta una oreja al toro en el ruedo, como trofeo de su sangrienta victoria. 

Un navarro de edad avanzada, jubilado y pobre, con una grave afección en sus pocos dientes y encías, se esfuerza por mantener una vida decente a pesar de que muchas veces sus problemas son motivo de humillación y alienación. La gente no le entiende, tiene dificultades para alimentarse, sus encías sangran y no puede obtener ninguna ayuda del Sistema de Salud ya que los gastos dentales están casi totalmente excluidos de la cobertura médica en España. Es viudo y no tiene ninguna relación con sus dos hijos porque son nacionalistas vascos, mientras que él está a favor de la monarquía y la unidad de España. Como casi no tiene dinero, a veces durante los festivales de verano va al matadero para conseguir carne de toro gratis de un conocido que trabaja allí. Consigue la carne más barata del animal y le resulta difícil comerla debido a sus problemas dentales. Su historia se relaciona a través de la edición con el ensamblaje de la dentadura del toro en el taller de un taxidermista mientras este trabaja en la preparación de la cabeza del toro para ser exhibida después del desmembramiento del animal. Este sangriento ritual se convierte en una metáfora de la situación de Venezuela y Navarra, ambas sociedades desgarradas por la migración forzosa y la pobreza en el caso de Venezuela y los conflictos de identidad nacional en relación con Navarra.

La cabeza con cuernos termina adornando la pared de la sala de reuniones del ganadero propietario del toro, junto con las de otros toros de la misma ganaderia, sacrificados en nombre de una cultura que excluye a los más débiles, confinándolos como a los toros a una inevitable muerte espiritual o física.

Este proyecto fue concebido antes de la crisis actual del coronavirus, y su título original fue «Confinados» desde el principio. En este momento, en medio de la crisis, con ambos cineastas confinados en España, han surgido entre ellos  profundas reflexiones sobre el tema del confinamiento y sus repercusiones. Aunque la situación que vive la mayoría de la gente en el mundo es bastante incómoda y potencialmente peligrosa, una vez superada la crisis, esta debería hacer que los espectadores piensen más en aquellos que han sufrido el confinamiento social toda su vida como los pobres y los ancianos de nuestras sociedades, retratados en este proyecto. Sentimos que esta reflexión puede enmarcarse en el principio más amplio de la unión de la humanidad, según el cual el bienestar y progreso de una parte de la población no puede desvincularse del resto. Esta reflexión nos estimula a seguir adelante en la búsqueda de hacer realidad este proyecto cinematográfico.

Zoonosis o producto de laboratorio: la verdad sobre el coronavirus

Aunque una de las hipótesis más difundida a través de redes sociales es que el COVID-19 es un virus creado en un laboratorio de Wuhan, «existen argumentos científicos más que suficientes para probar que el SARS-CoV-2 (conocido popularmente como COVID-19) es una zoonosis vírica originada en murciélagos y luego transmitida a través de otros mamíferos a los seres humanos», defiende Manuel Peinado Lorca en el siguiente artículo en el que explora y detalla las implicaciones de la zoonosis que ha provocado esta crisis sanitaria.

La «Carta al G20» no ofrece soluciones a la crisis actual

En el siguiente artículo, expertos analizan las deficiencias de la “Carta al G20” —que acaba de ser firmada por “líderes mundiales para dar una respuesta global a la crisis del coronavirus”— y describen algunos de los compromisos necesarios para poder enfrentarnos exitosamente tanto a esta crisis global como a las posibles futuras amenazas que pueda sufrir la ciudadanía mundial.

Algunos de los puntos que destacan los autores son:

• La necesidad de un cambio del actual sistema económico por uno basado en el conocimiento para un desarrollo global sostenible y que provea de una vida digna a toda la humanidad.

• La necesidad de redefinir el concepto de «seguridad». Los medios destinados para la guerra siguen siendo sustancialmente mayores a los medios destinados a catástrofes naturales o sanitarias.

• La necesidad de una participación universal en la toma de decisiones internacional. «¿Por qué 20 países deben tener las riendas del destino común cuando en estos momentos hay en el mundo 196 países?», se preguntan los autores.

¿Tendrá la actual pandemia global un efecto renaciente?

El siguiente artículo explora la relación entre precedentes pandemias y los procesos de renovación de la conciencia social que les han subsecuentemente proseguido.

Una de las formas para desarrollar el proceso civilizatorio que los autores exploran es el avance hacia la federalización de la humanidad: «El establecimiento de una mancomunidad de Estados federados, sacrificando soberanía, no ha de verse como una idea sobre la que la humanidad pueda debatir tras superar sus problemas económicos, sociales y ambientales; sino como un imperativo histórico para poderlos superar».

ARTÍCULOS RECIENTES