En una Europa cada vez más plural se ha convertido en un desafío gestionar la multiculturalidad. Gobiernos como el de Francia se encuentran en una encrucijada entre laicismo e islamofobia.

Eugenio García Gascón, analiza en el siguiente artículo la reciente declaración del presidente galo, Emmanuel Macron, en la que acusaba de «separatismo islámico» a aquellos musulmanes que sobreponían la ley islámica a la ley de la república francesa.

El laicismo defiende la separación entre la iglesia y el estado y busca que el Estado sea neutral en términos de religión, permitiendo la libertad religiosa a la ciudadanía. Esta ideología ha sido uno de los pilares del estado francés y Macron sostiene que «el secularismo es el fundamento de una Francia unida».

La problemática se presenta cuando la ciudadanía es cada vez más plural y una de las características esenciales de las religiones es el establecimiento del bienestar humano, lo cual implica necesariamente participación en la vida política.

Viviendo en sociedades cada vez más diversas e inclusivas, donde hay espacio para la participación en la vida política de todos los géneros, inclinaciones sexuales, ideologías políticas, etnicidades, preferencias de sistemas económicos, quizá también haya que dar lugar a las religiones para que colaboren en la construcción del sistema social.

No se trata de que una religión se convierta en el estado —como ocurría antaño y sigue ocurriendo en otras partes del mundo—, sino que todas las religiones puedan colaborar con el estado.

Quizá el progreso de la sociedad requiere de comprensión y colaboración entre los actores seculares y religiosos —entre los cuales suele existir un abismo en Europa— ya que ambos comparten aspiraciones comunes. Las religiones pueden aportar una perspectiva distinta y muy necesaria a la esfera pública, conceptos comúnmente asociados con las religiones como la compasión, la empatía, el perdón, el amor, pueden enriquecer el discurso y vida política de un país.

Estableciendo relaciones y construyendo puentes es la única forma de erradicar los miedos, y crear realmente naciones más unidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here