—Madrid, 26 de septiembre de 2016—Manuela Carmena inaugura el seminario para técnicos de ayuntamientos de España, apropiándose así de la iniciativa de la carta contra el hambre, un colectivo compuesto por varias organizaciones y universidades.

El pasado jueves 22 de septiembre se celebró un seminario con técnicos municipales y concejales procedentes de Madrid, Valencia, León y Vitoria. El propósito era analizar los modelos de distribución de alimentos más efectivos y humanos.

Carlos Pereda, sociólogo e integrante de La carta contra el hambre, reveló datos relativos al incremento de la pobreza en la capital teniendo en cuenta tres indicadores: el paro, la precariedad laboral y el acceso a la Renta Mínima de Inserción. “En los últimos años se ha doblado el porcentaje de la población en riesgo de pobreza severa”, declaró con contundencia durante su presentación.

A continuación, el profesor Luis Nogués expuso el estudio llevado a cabo por estudiantes de trabajo social de primer curso acerca de los centros de distribución de alimentos en la capital. “Unas trescientas o cuatrocientas mil personas reciben alimentos de diferentes entidades, la mayor parte de ellas de inspiración religiosa”, afirmó. Posteriormente explicó la naturaleza de la iniciativa La carta contra el hambre, sus objetivos y los principios que esta plataforma considera que deben aplicarse en cualquier modelo sostenible y dignificante de distribución de alimentos (aquí puede leer los principios de La carta contra el hambre), algunos de los cuales son:

  • Coordinación con las actuales actuaciones contra la pobreza.
  • Responsabilidad última de lo público.
  • Cooperación entre diferentes actores.
  • Visibilidad del problema/invisibilidad de las personas.
  • Creación de un marco legal.
  • Sostenibilidad económica, social y medioambiental.
  • Empoderamiento.

La comunidad bahá’í forma parte de la iniciativa y enmarca los esfuerzos de la plataforma dentro de un marco más amplio. Explica el coordinador de la Oficina de Asuntos Públicos que la búsqueda de nuevos modelos de gobernanza y de organización social es un tema fundamental que no puede abstraerse de los debates sobre distribución de alimentos. “La distribución de alimentos es el último eslabón de un modelo de gobernanza local que aspira a encontrar senderos de desarrollo social y económico sostenibles, que busca avanzar hacia la soberanía alimentaria, pero que también presta atención práctica, inmediata a aquellos que por diferentes causas necesitan mayor apoyo social”, señalaba a este medio, “y trabajar por mejorar los modelos de distribución de alimentos genera capacidad para emprender otras líneas de acción más complejas en el ámbito de la gobernanza local y el desarrollo social y económico”.

El resto de la jornada prosiguió con una mesa de técnicos de ayuntamientos que compartían sus experiencias prácticas con la gestión de la distribución de alimento y concluyó en la tarde con una serie de talleres acerca de diferentes temas relacionados, como la participación ciudadana y proyectos alternativos de distribución de alimentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here